sábado, enero 08, 2011

Quintessence Mystica - The 5th Harmonic Of Death (2011)

El Black Metal sinfónico siempre se ha caracterizado por no cuajar en los oyentes habituales del Black Metal. Quizás la razón sea por la cantidad de grupos de este subgénero que han surgido y que dejan mucho que desear, o porque a los más antiguos rechazan el mero hecho de incluir teclados en un género cuyas raíces de su música siempre han girado en torno a un sonido podrido. De todos modos, no es del todo cierto que dicho subgénero esté carente de espectacularidad puesto que, entre toda esa morralla, se encuentra algo de calidad, ciertos grupos que pueden ser escuchados sin causar vergüenza ajena. El año pasado fue así con Carach Angren, sacando un disco que se mantuvo en boca de todos durante todo el transcurso con un disco aplastante y que dejaba en pañales a su sucesor (que ya es decir...).

Actualmente, 2011 abre paso con la llegada de estos ucranianos que no vienen para quedarse callados precisamente. Siendo uno de los países más underground en cuanto a la escena metalera se refiere, Ucrania suele mostrar alguna que otra cosa bastante interesante y estos Quintessence Mystica son un ejemplo de ello. Y si hay algo que manejan en Ucrania muy bien es el Black Metal en todas sus variantes. Con su disco debut The 5th Harmonic Of Death, la banda compuesta por únicamente 2 miembros, Dromos Aniliagos a las voces, y Master Alafern a disposición de todos los instrumentos, nos muestran su manera de realizar Black Metal sinfónico de una manera muy propia. En un disco donde la mayor inspiración de estos chicos es Anorexia Nervosa, además de, cómo no, los máximos influyentes y precursores de este subgénero que son Limbonic Art, nos encontraremos auténticas murallas de sonido capaces de arrasar con todo a su paso, con una cabalguería apoyada en unas piezas de teclado que confieren un sonido tétrico y funeral a dicha avanzada.

En estos 11 temas que encierra The 5th Harmonic Of Death seremos despedazados y mutilados en una sucesión de riffs fuertemente inspirados en sus compatriotas folkies más cercanos, los Kroda, y que apoyan en esos pasajes sinfónicos que te adentrarán en una auténtica pesadilla. Este sonido se va acrecentando a medida que avanza el disco, y cada vez más nos hará sentirnos que hayamos retrocedido en el tiempo hasta la Edad Medieval en base a unos sonidos de pura cruzada. A Unleashing The Dogs Of War me remito, donde da la sensación de estar presenciando una batalla que ni las que se libran en El Señor de Los Anillos. El modo en que se anclan ambos conceptos, sinfonía y agresividad, se consigue de una manera que hace del disco toda una aventura, casi como si fuera un disco conceptual, lo cual no me extrañaría.

Tampoco es que podamos decir que sean originales, está claro, más inclusive si hablamos de un género sobre-explotado dentro de su mundo. Pero eso sí, no se les puede achacar nada malo, puesto que lo hacen de una manera magistral, haciendo que disfrutemos del disco una y otra vez. Con sólo escuchar Vector Space Of Desires, Aspects Of Contemplation Projected Onto The Eternity, o Crossroads Of Time, uno está servido y listo para degustar semejante manjar que nos ofrecen.

En resumidas cuentas, un buen disco, y que demuestra que el Black Metal sinfónico no tiene por qué ser malo si se tienen ganas e inspiración para crear algo llamativo. Una buena manera de comenzar el 2011, además de con Macabre.



Puntuación: 8'5/10

1 comentario:

  1. Menuda manera de empezar el año! Así da gusto.

    Saludos

    ResponderEliminar