jueves, julio 29, 2010

The House Of Capricorn - Sign Of The Cloven Hoof (2010)

Parece que Nueva Zelanda se está convirtiendo en un nuevo referente en cuanto a Stoner se trata. Ya hace poco nos lo hizo mostrar así nuestro amigo bloggero Cthulhu en su blog con los Arc Of Ascent. Hoy, se vuelve a confirmar el hecho con esta banda.

The House Of Capricorn es simplemente evocador, evocador del sonido más desértico que nuestros oídos puedan apreciar. Como si de una película de camiones cruzando los desiertos de Arizona se tratara, esta banda puede hacer muestra y gala de un hacer en la música excepcional y única, que te hará ponerte tus gafas de sol más molonas, sombrero de cowboy, y subirte a lomos de tu Shelby GT 500 imaginario. Nacidos allá por 2001, The House Of Capricorn empieza a hacerse un hueco dentro de la escena de Nueva Zelanda con sus pequeños trabajos materializados en demos y algún EP. Pero allá por 2009 dan el pistoletazo, y es cuando lanzan una demo de lo que un año más adelante sería su primer LP y disco debut, Sign Of The Cloven Hoof, ayudados por la mano de Jamie Saint Merat (Ulcerate), encargándose de la grabación del disco.

Y aquí están, haciendo muestra de un Stoner que bebe mucho del Doom Metal, con un sonido gordo como un portaaviones, y que muestra algún resquicio propio del Sludge incluso. Y de la misma manera que cualquier banda del género, muestran una cañería y un ritmo desenfrenado en su música, haciéndote mover todo el cuerpo. No es raro salir disparado como un hombre bala con temazos como A Candle For The Morning Star, Archways o el todopoderoso tema Sol. Por supuesto hay temas que son mucho más Doom que otros, y algunos que se apoyan en ambos estilos, con riffs rápidos y batería bailonga, y otros más propios del género tradicional de unos Candlemass, todo en un mismo tema. A A Candle For The Morning Star me remito, donde se puede notar ese cambio de contraste.

Y posiblemente uno de los factores que más llaman de la banda y que te hacen recordar a los antes citados Candlemass es la voz. Y es que es raro no pensar en Marcolin cuando escuchas por vez primera el timbre de voz de Marko Pavlovic. Incluso a final de disco alcanza registros que pueden hacerte pensar también en un Warrel Dane (Nevermore) con ingentes cantidades de humo inhaladas, siempre con un toque de personalidad que lo difiere de los anteriormente mencionados. Todo depende del enfoque que le des a la voz.

Poco a poco The House Of Capricorn entrará en tus entrañas y te controlará cual marioneta de teatro, haciéndote ladear cabeza y cuerpo al ritmo de su música. Y una vez haya concluido Sign Of The Cloven Hoof, no podrás evitar volver a darle al play para sentirte atrapado nuevamente ante esta tormenta de arena sonora que te enterrará vivo.



Puntuación: 9'25/10

3 comentarios:

  1. Mmmm...buena pintaca tiene esto, si señor. Ahora mismo voy a buscarlos. Y lo de Nueva Zelanda es acojonante, porque además de todo lo dicho, de esos lares salió el mejor disco del año pasado a manos de los tremendos Ulcerate. Y por cierto, ya tengo en mis manos (físicas) el nuevo de Rhino!!! Ya te comentaré qué tal.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Ojojó, espero ver la reseña de lo nuevo de esos titanes en tu blog. Yo lo que he escuchado del nuevo disco de Rhino en el MySpace se me antojaba distinto, quizás más Stoner, y nuevos registros de voz más limpios, pero siguiendo con la maestría de la que hacen gala. Ya me contarás qué tal está la fórmula.

    Un saludo a ti también.

    ResponderEliminar