viernes, abril 15, 2011

Septic Flesh - The Great Mass (2011)

Ya decía que los lanzamientos esperados de este mes se hacían de esperar, ¿no? Pues bien, uno de ellos acaba de salir finalmente de su capullo, o bien se podría decir que lo han sacado a la fuerza, pues ya se ha filtrado uno de los lanzamientos más esperados de este año que nos concierne. Estamos hablando de nada menos que una de las maravillas de Grecia junto con Rotting Christ y derivados. Y es que tras el regreso de esta banda con su Communion y el nombramiento de la banda aquí, que Septic Flesh se anunciara con nuevo trabajo tras un adelanto en 2010 de lo que nos deparaba nos dejaba con los dientes a la altura del suelo de largos.

Así pues, los dioses han vuelto a hablar, y con su nuevo mensaje titulado The Great Mass, dejan en constancia que grupos como ellos son inmortales y que ni siquiera el tiempo puede acabar con ellos. Está claro que su nuevo trabajo iba a romper moldes sí o sí, pero que lo hiciera con tal magnitud y potencia es algo que ni un servidor se esperaba, y sin preparación previa, nos vemos despedidos por los aires tras escuchar esta bomba-trampa que estallará en tu cara desde el instante en que lo abras. Pues ya de siempre que comience con el adelanto que nos dejaron el año pasado, titulado The Vampire From Nazareth, como carta de bienvenida sólo puede hacernos abrir los brazos y recibirlo con caluroso recibimiento. Porque, queridos lectores, es necesario recalcarlo: VAYA PUTO PEDAZO DE TEMA. Con ese comienzo demoledor en el que colabora la soprano Androniki Skoula (quien ya colaborara en el último disco de Rotting Christ), y que va adquiriendo cuerpo y forma a medida que se va desarrollando, casi como si un dulce canto fuera suficiente para despertar a una bestia sanguinaria, todo ello con una épica (sic) que ríete tú de la BSO del Señor de Los Anillos, cuyo tema suena prácticamente como si dicha BSO hubiera sido creada por una banda de Death Metal. A partir de aquí, podemos hacer un breve análisis en su concepto de The Great Mass: mientras que Sumerian Daemons se centraba en las atmósferas y los sonidos propios del Metal gótico de Paradise Lost o toques del Industrial; y Communion prestara más atención a la parte más Death de la banda reforzándola, en su nuevo trabajo Septic Flesh mantiene la línea de su disco predecesor, pero aumentando la sinfonía hasta límites insospechados. Esto es en gran parte gracias a la colaboración una vez más de la Orquesta Filarmónica de Praga (lo que demuestra que los griegos se pirran por los arreglos orquestales hasta decir "basta"), y que se alza en toda su majestuosidad en el tema Mad Architect, que os aviso, es lo más gigantesco que habréis escuchado jamás, como si de una orquesta de película llevada por mentes perversas y endemoniadas se tratara.

De esta manera, Septic Flesh consigue renovarse a sí mismo en su propio estilo, sin dejar nunca a un lado su mejor faceta, perfeccionando (más si cabe) su sinfonía y ambientación gloriosa y divina, propia de la Grecia antigua, haciendo mayor hincapié en ésta, casi pasando a un segundo plano (y si no, escuchad A Great Mass Of Death, donde Androniki Skoula rompe completamente con su increíble voz). Por si fuera poco, la banda se atreve a rescatar un poco el sonido antepasado más próximo al Gothic y al Industrial con el último tema Therianthropy, el cual no desentona para nada con la tónica de todo el álbum en sí. Añádele la producción de Peter Tägtgren (Hypocrisy), y ya tienes todo un mito a descubrir. Por todo lo demás, sólo os digo que escuchéis el disco y os agarréis a lo primero que podáis, os esperan altos vuelos, sin duda. Mientras tanto, por aquí empieza a asomarse en lo mejor que nos ha brindado el año, lo cual no era de dudar.



Puntuación: 10/10

1 comentario:

  1. Guau! Qué gran reseña, me ha puesto los dientes largo! Un saludo!

    ResponderEliminar