lunes, febrero 06, 2012

Innerty - Tabula Rasa (2012)


Pues sí, parece que el Math Metal se está poniendo de moda. Es bastante extraño que un estilo tan enrevesado como éste haya conseguido ganar cierta fama en los círculos principales de la música extrema, pero bien es cierto que los grupos que han ido surgiendo en los últimos años han conseguido darle un cierto toque más accesible al sonido de éste. A pesar de ello, el hecho de que dicho género haya conseguido fuerza ahora tras más de una década en la que Meshuggah, principales inspiradores de este estilo, decidieran dar su giro hacia algo nunca visto (escuchado) por aquel entonces, resulta más extraño todavía. Pero bueno, ahí existen los revivals de géneros como el Death Metal y el Thrash de la vieja escuela, así que tampoco resulta algo alarmante.

Con la sensación de querer paliar el batacazo que se ha llevado el Deathcore en los últimos años (aunque todavía se puede encontrar alguna cosa interesante entre tanta repetición de esquemas), el Math Metal cobra protagonismo bajo el absurdo nombre de "Djent", lo cual me hace pensar de que esta pequeña moda resultará igual o más pasajera. Hasta entonces, y como suele ser habitual en los booms de cualquier cosa en el mundo que se precie, las bandas que van surgiendo y persiguiendo este sonido parecen estar llenas de viveza, de inspiración y de ganas de hacerse notar sea como sea, a bien o a mal.


En este caso la cosa va para bien, pues Innerty llega como un elefante en Ikea directamente. Si en el anterior año Vildhjarta fueron la sensación dentro del estilo, estos franceses pueden llegar a ser la nueva vibración del Math Metal en este 2012, gracias a su capacidad de convertir dicho estilo en algo más que ritmos irregulares y riffs inimaginables. Tabula Rasa es el título del trabajo con el que se nos presentan, y que deposita sus confianzas para conseguir alcanzar un alto estatus a nivel compositivo en el Metal progresivo, de modo que nos encontraremos auténticas ejecuciones realizadas por monstruos de 4 brazos y a la vez formaremos parte de todo un vasto mundo formado por paisajes construidos a golpe de guitarra y puro grito.

La capacidad de Innerty de introducirte por varios recovecos, pasillos y esquinas a través de cambios de ritmo continuos, melodías y momentos sumamente inesperados como en Kubark con la colaboración de nada menos que de Igorrr dándole un toque de atmósfera bruta y amenazante a base de alocada Electrónica enfermiza a juego con los riffs aplastantes que ejecutan la banda, es sumamente satisfactoria. De ser capaces de mantener la complejidad en todo momento para moldearla y hacerla lo más accesible al oído humano posible es algo que hay que alabar, y más cuando se trata de Math Metal. Para ello, no sólo toma el ejemplo de Meshuggah, sino que además recogen elementos del Death Metal propio de grupos como Psycroptic en su faceta más actual, no hay más que prestar atención a The Divine Phenomenology Of Cold Fire para darse cuenta de ello, tema que elaboran con unos cuantos toques bastante curiosos para lo que nos suele ofrecer este tipo de música.

No sólo eso, sino que además son capaces de ofrecernos momentos bastante emotivos, algo que se da sobre todo en la trilogía que encierra Tabula Rasa y que responden al nombre de Cave; Noesis y Solipsism Of A Dying Man, sobre todo el primer y tercer tema, que mediante algún pequeño toque de Jazz nos ofrecen dos temas relajantes y cautivadores a la misma vez.


Así es, Innerty no hace más que confirmar lo dicho. De momento, cosas como ésta servirán para ver si realmente ayudará a dar nuevos aires a la cosa o simplemente se quedará en una etapa breve que quiso llegar a algo y quedó en poca cosa. Sólo ellos pueden tomar las riendas del asunto y decidir qué hacer con ellas.



Puntuación: 8/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario